Resumen del libro El Túnel de Ernesto Sábato y más

El Túnel es una reconocida novela del escritor argentino Ernesto Sábato. Narra una historia llena de infidelidades, celos, mentira y muerte, en la que su protagonista espera encontrar comprensión entre sus lectores. En este resumen del libro El Túnel conocerás todo sobre la psicología de sus personajes que se pasean entre el amor y el odio.

Resumen del libro El Túnel

Resumen del libro El Túnel

El Túnel es una novela psicológica, publicada en 1948, cuyo autor es el escritor argentino Ernesto Sábato. Es considerada una de las más importantes novelas latinoamericanas del siglo XX. En ella, el protagonista narra cómo mato a su esposa y los motivos que lo llevaron a cometer el delito.

La novela El túnel es una intensa historia que reúne amor, odio y muerte. Durante el relato, el narrador busca que el lector entienda las razones por las que asesinó a la mujer que tanto amaba, porque ésta era la única forma de salvarse. Consta de treinta y nueve capítulos, llenos de psicología y misterio. El protagonista es un pintor de Buenos Aires, quien relata desde prisión los detalles de esa etapa de su vida y del asesinato.

Capítulos I al V

Esta parte inicia con la confesión del crimen por parte del pintor de Juan Pablo Castel, protagonista de la historia y asesino de María Iribarne. El hombre mantiene una actitud pesimista ante la vida, y sostiene que la única persona capaz de comprenderlo era su mujer, pero la mató. Castel considera que, de alguna manera, los criminales son necesarios para la sociedad, pues ayudan a limpiarla de sujetos nocivos.

Se presenta a sí mismo y comenta sobre lo que opina de los hombres, de quienes asegura actúan siempre para vanagloriarse. Castel se muestra como un hombre imperfecto, y aclara a los lectores que contará la historia del delito, pero no le importa la opinión que éstos puedan tener de él. Sin embargo, en el fondo guarda la esperanza de que por lo menos una persona lo entienda. Sólo una mujer lo había logrado, pero él la mató.

Juan Pablo revela lo que ya todos saben: qué el asesinó a María. Pero nadie sabe qué lo llevó a cometer tal delito puesto que no saben la relación que existía entre ellos. Inicia el relato dando detalles del momento en que se conocieron: un día de exposición, en el año 1946, que se realizó en El Salón de Primavera, donde María presentaba sus cuadros.

Resumen del libro El Túnel

En el evento hubo una chica que le atrajo porque miraba detenidamente su pintura titulada “Maternidad”. Era la única persona que mostraba real interés por su trabajo: Se trataba de un cuadro que mostraba a una mujer mirando hacia el mar en una playa solitaria; en la parte superior izquierda tenía una pequeña ventana, pero sólo la chica le prestó atención. Para Castel, su obra era una representación de la soledad.

El artista intentó aproximarse a la joven mujer, pero se esfumó entre la gente. Por varios meses visitó el salón, con la esperanza de encontrar a la misteriosa fémina, sin lograr su cometido. Desde entonces no dejaba de pensar en la mujer y sólo pintaba para ella. Meses después vio a la mujer que tanto buscaba caminando por la calle pero, una vez más, la dejó escapar a causa de sus nervios.

Capítulos VI al VII

Por tercera vez, Juan Pablo ve a María y decide perseguirla hasta la Compañía T. María se dio cuenta de que aquel hombre la perseguía porque se le acercó para hacerle una pregunta tonta sobre el edificio. Castel la aborda con preguntas sobre el cuadro y la ventanita, pero la chica se veía desconcertada.

Juan Pablo se sintió muy avergonzado al ver que la situación se tornaba cada vez más incómoda. Creyó que la chica había olvidado la pintura y que todo fue producto de su imaginación. Le presentó disculpas por la equivocación y se alejó lo más rápido posible, tratando de huir de aquel momento. Sorpresivamente, María lo llama y le reveló que si se acordaba del cuadro para luego salir corriendo hacia la Compañía T.

Capítulos IX al XII

El artista sentía mayor necesidad de ver a María, por lo que decidió regresar al día siguiente  al mismo lugar donde la había encontrado. En esta oportunidad tuvo éxito. Volvieron a verse y él la llevó hasta la plaza San Martín para solucionar el asunto de la pintura.

Al llegar, quiso saber por qué la chica había huido el día anterior, pero ésta no supo qué responderle. Durante la narración, el protagonista se describe como un hombre de personalidad fuerte en busca de comprensión. Ella se muestra tímida, dispersa e insegura.

Castel le confiesa a María lo que siente: que la necesita en su vida y le pide que no se aleje de él. Ella le contesta que suele lastimar a quienes se le acercan. La atracción entre ellos era evidente. Al anochecer se anima a llamarla y le cuenta que no puede olvidarla ni un minuto. Ella se limita a responderle que no era buen momento para conversar y cuelga el teléfono.

El protagonista se siente frustrado por lo ocurrido y llama nuevamente a María a la mañana siguiente. Respondió la muchacha de servicio, quien le informó que la chica se fue de viaje pero le dejó una carta. Al ir hasta su casa a buscar la misiva, Castel es recibido por un hombre ciego pero muy amable. Su nombre es Allende y, al entregarle la carta, le dice que es el esposo de María.

Allende le comentó a Juan Pablo que María se encontraba en una finca, propiedad de su primo Hunter, en las afueras de Buenos Aires. Además, le dijo que su esposa siempre le hablaba sobre él y su cuadro. Le preguntó si la carta decía algo importante, pero éste respondió que no. La misiva sólo tenía escrito “Yo también pienso en usted”. Castel se despidió de Allende y se retiró.

Capítulos XIII al XX

Sorprendido, Juan Pablo se muestra más ansioso sin saber qué hacer. Su obsesión por María y sus celos enfermizos despiertan sus entrañas. Le escribe una carta a su amada y se la envía a la finca donde ésta se encuentra, pidiéndole que lo llame. Durante el tiempo de zozobra e incertidumbre crece su deseo de estar junto a María.

A partir  entonces inician su comunicación a través de cartas. Juan Pablo confiesa su amor a María y su deseo porque regrese pronto. Ella se limita a responderle que no quiere herirlo pero él insiste en decirle que no le importa. A su regreso, Juan Pablo y María deciden verse. Durante ese encuentro, él le pide que hablen de los dos, pero María evita el tema, argumentando que teme que Castel no la entienda y salga herido.

Otros encuentros se sucedieron y muchos de ellos acababan en disputas: él preguntaba cosas que ella no era capaz de responder, por lo que él se volvía agresivo y furibundo. En medio de su angustia, un día se atrevió a preguntarle si aún se acostaba con su esposo. Ella respondió afirmativamente, pero eso no significaba que sintiera deseo.

Desesperado, quiso llevar al extremo su crueldad y dijo: “Engañando a un ciego”. Esto causó una gran herida en María, quien se alejó de Juan Pablo. Durante varios días la llamó y fue hasta su casa pero no logró saber nada de ella. Sintió que algo se había roto entre María y él.

Capítulos XXI al XXV

Juan Pablo toma la determinación de buscar a María en su casa, pero le dicen que ésta había viajado nuevamente a la estancia. Les escribió otra carta en la que le pedía perdón. A los pocos días recibe respuesta: María le dice que vaya a la finca donde ella estaba. Al llegar, un chofer lo esperaba para trasladarlo hacia la casa; le notificó que ella se encontraba un poco enferma.

En la casa fue recibido por Hunter, quien estaba en compañía de una delgada mujer de nombre Mimí. Le mostraron el lugar y le confirmaron que María estaba algo indispuesta, por lo que no los acompañaría en ese momento. Hablaron de Juan Pablo y sus pinturas; éste terminó por concluir que María no había bajado para no escuchar las estupideces de sus primos.

Capítulos XXVI al XXVIII

María sale de su recámara y va a caminar junto a Castel por la playa, con la excusa que verían algunas obras de arte. Le habla sobre su pasado y le explicó su sentimiento cuando vio su cuadro por vez primera. Al conocer sus secretos despiertan en Juan Pablo deseos de matarla, porque la consideraba una mujer falsa y mentirosa.

Al regresar, fueron a caminar juntos al parque. Castel estaba aturdido por todo lo que María le había confesado, porque no estaba acorde con la forma en que ella lo trataba. Durante la cena, comieron en silencio y Juan Pablo pudo notar que Hunter estaba algo celoso. Dedujo que María y Hunter eran amantes. Al día siguiente se marchó de la estancia. Esperó el tren de regreso a Buenos Aires, con la ilusión de que María llegara, pero ésta no apareció.

Capítulos XXIX al XXXIII

Ya en Buenos Aires, Juan Pablo se sume en una profunda crisis: se la pasaba bebiendo de bar en bar, emborrachándose y golpeando mujeres. Le escribe nuevamente a María para explicarle por qué se fue de la estancia y su desconcierto ante la idea de que ella estuviese con Allende, Hunter y con él al mismo tiempo. Luego de enviar la carta, cae en cuenta de que no puede causarle tal herida a María y se devuelve a buscar la misiva en el correo.

En la oficina postal le indican que no pueden devolverle la carta. Se fue a su casa e intentó llamar a María, pero ella no se encontraba en casa. Al lograr comunicarse con ella le hizo muchas preguntas, pero ella se negaba a responder y le decía que sólo se estaba haciendo más daño. Juan Pablo le suplicó que regresara y la amenazó con suicidarse si no volvía. Tras la amenaza, colgó el teléfono.

Capítulos XXXIV al XXXIX

María y Juan Pablo acordaron reunirse tras la llegada de ésta a Buenos Aires. Le dijo que había viajado porque él la había amenazado. Hunter estaba enfermo y no quería dejarlo solo. La esperó por más de media hora y, al no verla llegar, llamó a casa de María.

Respondió la mujer del servicio y le dijo que la mujer había viajado de vuelta a la estancia por una llamada de Hunter. Castel fue a su taller y enfurecido destrozó la pintura de la ventanita, pensando en que María prefería a Hunter.

Castel consiguió un auto y se fue tras María. Cayó en cuenta que él vivía en el túnel, pero que María habitaba en un mundo totalmente ajeno al suyo. Al llegar a la estancia, vio a la mujer salir del brazo con Hunter en dirección  al parque. Regresaron al final de la tarde y notó que la única luz que se encendió fue la de la habitación principal, lo que le hizo pensar que dormían juntos.

Al ver que se encendió  la luz en el otro cuarto y se introdujo en él. Sorprendida, maría le preguntó que hacía en aquel lugar: le respondió que tenía que asesinarla porque lo dejó solo. Con mucha suavidad, Juan Pablo rozó el cabelló de María, mientras blandía un cuchillo en su vientre.

Una gran tristeza inundó el rostro pálido de María y Castel sintió un extraño impulso de seguirla apuñalando en su vientre y en su pecho. Salió de la estancia y regresó a Buenos Aires. A las cuatro de la mañana, llamó a Allende y le pidió reunirse con él. Le contó sobre el engaño de María y Hunter, y le confesó el asesinato.

Allende trató de golpearlo pero Juan Pablo logró escapar. Castel se presentó ante la policía y confesó su delito. Tiempo después, se enteró del suicidio de Allende. Juan Pablo relata su historia tras las rejas, donde además sigue pintando sus cuadros: “Pintó la sangre en el túnel frio y oscuro para representar el amor que sintió y la idea de que nunca más sería comprendido por otra persona”. Este es el resumen del libro El Túnel, que muestra cómo el amor puede convertirse en odio.

 El Túnel, la película

El primero de abril de 1952 fue proyectada por primera vez la película El Túnel, del escritor argentino Ernesto Sábato. Fue transmitida en blanco y negro, y contó con el acompañamiento y la guía del mismo Sábato, quien aceptó de muy buena manera que su novela fuera llevada a la gran pantalla. Al igual que la novela original, en la película se cuenta la historia del crimen cometido por el pintor Juan Pablo Castel.

Bajo la dirección del español Antonio Drove, este largometraje está lleno de psicología, drama y suspenso. La primera parte del rodaje se realizó en España y, las últimas tomas se hicieron en Buenos Aires. Narra la historia de cómo Castel asesinó a su amada, en un relato hecho por el mismo protagonista. Incluyó nuevas escenas y reveló una psicología introspectiva que buscaba el entendimiento del protagonista y sus razones.

Análisis de El Túnel

Como lo expusimos al principio, El túnel es una reconocida novela del escritor Ernesto Sábato. Calificada como una novela psicológica, es la historia de un pintor que cuenta a los lectores las razones que tuvo para asesinar a la única mujer que amaba, con la intención de ser comprendido por, al menos, una persona y sentir que no es juzgado.

Al principio de la historia, el pintor Juan Pablo Castel confiesa que mató a María Iribarne. La conoció en una de sus exposiciones, en el Salón Primavera de Buenos Aires, cuando la vio mirando detenidamente uno de sus cuadros, a diferencia del resto de los presentes que apenas le prestaban atención. Trató de acercársele a la chica, pero ésta se perdió entre la gente.

Por varios días frecuentó varias exposiciones, con la ilusión de encontrar de nuevo a la misteriosa mujer. No podía dejar de pensar en ella. Un día la encontró caminando por la calle y, lleno de nervios, la abordó y le hizo varias preguntas sobre sus pinturas. Le confesó que no podía borrarla de su mente. Al ver la confusión de la chica, se disculpó y siguió su camino. Ella lo llamó y le dijo que no podía de pensar en él y en su cuadro.

Desde entonces comenzaron a frecuentarse y sentían gran atracción el uno por el otro. María era la una persona capaz de comprender a Castel. Al pasar los días y no saber nada de María, Juan Pablo decide llamarla pero le informan que está de viaje fuera de Buenos Aires. La chica le dejó una carta y, al buscarla en casa de María, quien le entrega la misiva es un hombre ciego llamado Allende, esposo de la mujer. Ella estaba en la finca de su primo Hunter.

Lo ocurrido despiertan la obsesión y los celos enfermizos en Juan Pablo, quien al volver María de la aborda con un sinfín de preguntas que la mujer se niega a responder, aumentando la furia reprimida en Castel. Sostuvieron varias discusiones llenas de interrogantes por parte del artista y de negativas por parte de María, quien argumentaba que no quería hacerle daño.

En una de sus cartas, María invita a Castel para que la visite en la estancia y éste, sin pensarlo mucho, viaja a la finca donde está su amada. En el sitio, al ver algunos comportamientos extraños entre María y Hunter, comenzó a sospechar que éstos eran amantes.

El protagonista regresó a Buenos Aires enfurecido y se abandonó en el alcohol, llegando a maltratar a varias mujeres. Habló con María y le pidió que volviera, pues de lo contrario acabaría con su vida. Acordaron verse de nuevo, pero María no llegó porque prefirió volver a la estancia, ya que Hunter estaba enfermo. El pintor, cegado por la ira, encontró un auto prestado y salió tras su amada.

Cuando llegó a la estancia, vio a María paseando con Hunter, tomados del brazo. Al anochecer, cuando vio que la luz de la habitación de la mujer se encendía se le presentó sorpresivamente, obcecado por pensar que había estado con su amante. Castel le dijo que debía matarla por dejarlo solo.

Así, el amor desenfrenado, el odio visceral, la ira ciega y los celos, llevaron a Juan Pablo Castel a asesinar a la mujer que amaba, apuñalando a María varias veces en el vientre y el pecho. Tras haber cometido el crimen, regresó a Buenos Aires, le confesó el delito a Allende. Se entregó a la policía y, poco después, supo del suicidio de Allende. En la cárcel pinta el túnel donde se encontraba y cuenta cómo asesino a la única persona que lo comprendía.

Personajes 

La trama de la novela se centra en la historia narrada por Juan Pablo Castel, el protagonista, sobre la vida, el amor y el asesinato de su amada María. Es él mismo quien va introduciendo a los personajes a medida que va relatando los hechos. A continuación, se identifican los princiapales personajes de la novela El Túnel.

Juan Pablo Castel: Es el protagonista de la historia. Un pintor que, en medio de su soledad, muestra un profundo desequilibrio mental y emocional. Narra la historia de cómo conoció a María y las razones que lo llevaron a asesinarla. Desde el punto de vista psicológico, es un hombre de 38 años, de personalidad intensa y obsesionado con la única persona que, según él, lo ha comprendido en su vida.

María Iribarne: Es uno de los personajes principales y el centro de la obsesión de Juan Pablo. Una mujer manipuladora, infiel y promiscua que disfruta de engañar a los hombres. De gran belleza física; está casada con Allende, un hombre ciego, según las ideas que se hizo Castel, es la amante de su primo Hunter. Siempre mantiene su vida en un misterio y evade las preguntas que le hace el protagonista, argumentando que no quiere hacerle daño. Su juego de seducción llevó a Juan Pablo a obsesionarse de tal manera que la mató.

Allende: Es un personaje secundario. Un hombre ciego, esposo de María Iribarne. Es una persona ingenia, incapaz de sospechar las infidelidades de su mujer, quien lo engañaba con Hunter, su primo, y con el protagonista Juan Pablo Castel. Al enterarse del engaño y del asesinato de María a manos de Castel, decidió quitarse la vida.

Hunter: Personaje secundario, primo de Allende y encargado de una finca familiar ubicada en la estancia, fuera de Buenos Aires. Es un es un hombre frívolo y mujeriego. Por el trato que mantiene con maría, Castel deduce que son amantes, lo que despierta la ira y los celos en el protagonista.

Mimí: Personaje secundario, con poca aparición durante el relato. Hermana de Hunter, vanidosa y pedante. De figura alta y delgada, Juan Pablo la conoce durante su primera visita a la estancia, pero no entabla mayor relación con esta mujer.

Argumento de El Túnel

En esta novela, el pintor Juan Pablo Cástel cuenta su historia: cómo conoció a María Iribarne y cómo éste encuentro cambió de tal manera su vida, hasta llevarlo a cometer u asesinato. El protagonista, un hombre de 38 años, pasa de ser un hombre tímido y solitario, a un ser obsesionado y celoso, capaz de cometer cualquier atrocidad por tener a la mujer que él cree, es la única que lo comprende.

La relación del título del libro con el desarrollo de los hechos se centra en la oscuridad que vivía Castel, siempre sólo y sin nadie a quien brindarle su afecto. Cuando conoce a María, siente en su interior que una luz se enciende y ve como su noche se va haciendo día con sólo pensar en ella.

A medida que nos adentramos en el relato, vemos cómo Juan Pablo se obsesiona más y más por María. Aunque existe cierta atracción entre ellos, la mujer se niega a corresponderle como él lo desea; le cuenta pasajes de su vida que despiertan los celos en el hombre enamorado, pero le dice que no quiere hacerle daño, por eso se mantiene siempre alejada.

Juan Pablo relata que conoció al esposo de María, Allende, y a uno de sus amantes, Hunter. Describe todo lo vivido con aquella mujer, objeto de su obsesión desenfrenada, tratando de que al menos uno de los lectores comprenda los motivos que lo llevaron a asesinar a la única persona que lo entendía.

Al sentir que María lo dejó a un lado y prefirió estar con Hunter, entró en una profunda crisis que lo llevó a apuñalar a María hasta matarla. Era tal su desequilibrio emocional, que antes de asesinar a la mujer que amada, le explicó las razones del delito y le acarició el cabello mientras blandía el puñal sobre su vientre.

Al final de la historia, Juan Pablo se da cuenta de que ha sido él quien vivió dentro del túnel y que María siempre estuvo en un mundo totalmente ajeno al suyo. En un momento de lucidez, decide contarle a Allende sobre las infidelidades de su esposa y sobre el asesinato. Luego se entrega a la policía. Continúa pintando en la cárcel.

El Túnel, considerada una de las más importantes obras de la narrativa latinoamericana del siglo XX, es una novela policial, en la que el escritor Ernesto Sábato muestra su psicología introspectiva en hechos puntuales: un pintor solitario narra la historia de un asesinato; un hombre tan obsesionado por una mujer, al punto de que prefirió asesinarla antes que perderla; una persona que, en medio de su particular forma de ver el mundo, busca la aprobación de “al menos una” persona, para justificar su crimen.

El protagonista narra los hechos de tal manera que el lector tiene dificultad para ubicarlo como víctima o victimario. En este libro se describe cómo el amor puede llegar a convertirse en odio, y cómo los celos pueden desencadenar tragedias mortales.

Temas de la novela

Esta novela psicológica aborda varios temas de la personalidad humana y expone cómo el mal manejo de las emociones puede decantar en hechos violentos como las agresiones físicas e, incluso, un homicidio. Ciertamente, El Túnel representa la oscuridad en la que se encuentra el hombre, presa de sus miedos y temores.

Agresión

Juan Pablo Castel es un personaje complicado. Se presenta como un hombre tímido que, a medida que avanza el relato, va mostrando rasgos cada vez más agresivos y violentos. Cada desprecio de María aumenta su rabia acumulada, hasta que busca cómo exteriorizarla. Así ocurre cuando regresa de la estancia, luego de sospechar que María y Hunter son amantes. En ese momento cae presa del alcohol y recorre los bares de la ciudad, llegando a agredir a algunas mujeres.

Pero es tal la obsesión de Castel por María que, a pesar de que ella le reitera en varias oportunidades que no quiere hacerle daño, él la sigue buscando una y otra vez. Al final, cuando siente que María prefiere estar con Hunter y no con él, toda la ira que tenía contenida se desborda y lo lleva a cometer el asesinato.

Pero no solamente la agresión física está presente en esta novela: María era una mujer infiel que, por medio de manipulaciones logra seducir a sus amantes. En el caso de Juan Pablo, aunque le decía que no podían estar juntos también le aseguraba que no podía dejar de pensar en él, lo que, en una mente como la de Castel, es considerada una agresión emocional que lo indujo al crimen.

Soledad

El Túnel es la representación metafórica de la soledad: en un túnel se encuentra Juan Pablo Castel, el pintor solitario, quien atraviesa la oscuridad en busca de alguna luz. La encuentra en María, pero pronto se da cuenta que sólo él está en el túnel, porque ella se encuentra en otro mundo ajeno al suyo. Juan Pablo siente mucho temor a la soledad y, cuando asesina a María le dice que la mata porque lo dejó solo. María, a pesar de sus amantes, también se siente sola y esa es la razón que los lleva a encontrarse.

“No, ni siquiera ese muro era siempre así: a veces volvía a ser de piedra negra y entonces yo no sabía qué pasaba del otro lado, qué era de ella en esos intervalos anónimos, qué extraños sucesos acontecían; y hasta pensaba que en esos momentos su rostro cambiaba y que una mueca de burla lo deformaba y que quizá había risas cruzadas con otro y que toda la historia de los pasadizos era una ridícula invención o creencia mía y que en todo caso había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío, el túnel en que había transcurrido mi infancia, mi juventud, toda mi vida.”.

Muerte

Físicamente, está representada en el asesinato de María Iribarne en manos de Castel y en el suicidio de Allende, esposo de María. Ambas muertes tienen su origen en el engaño y la infidelidad, a lo que se le suma el desequilibrio mental, por demás evidente, del protagonista.

Pero la muerte más dolorosa es la que siente Juan Pablo al darse cuenta que él está solo en el túnel y que María jamás estuvo con él. El enfrentarse a la dura realidad, aceptar que la mujer que amaba no le correspondía, representó una muerte más dramática aún, porque lo enfrentó al dolor y, cegado, lo arrastró hacia el foso de la locura y del crimen.

Contexto histórico

La primera edición de la novela El Túnel fue publicada en 1948, dos años después de que Juan Domingo Perón llegara a la presidencia de Argentina. Durante su gobierno, Perón concibió un movimiento que fue conocido como peronismo (o justicialismo), que tenía como meta lograr la justicia social en ese país.

Durante ese mismo año, Londres fue sede de los Juegos Olímpicos, en los que Argentina participó con 199 jugadores, obteniendo 11 medallas: tres de oro, seis de plata y tres de bronce. En cuanto a la producción literaria del momento, Julio Cortázar publicó su libro Circe.

Frases de El Túnel Ernesto Sábato

En el resumen del libro El Túnel podemos ver que, aunque es una novela policíaca, que se centra en el dolor de su protagonista, su obsesión y el asesinato de su amada, El Túnel recoge frases que invitan a reflexionar sobre la vida y la forma en la que muchos de nosotros nos enfrentamos a ella. A continuación, un extracto del pensamiento de Sábato, y sus protagonistas, en esta historia.

“A fin de cuentas era el túnel, aquel en el que transcurrió mi vida, un lugar oscuro y solitario”.

“Algunas veces pienso que nada en la vida tiene sentido; nacemos con dolores, crecemos, sufrimos, morimos, mientras que otros nacen para continuar un ciclo inútil”.

“Existe una solo persona en el mundo que llego a comprenderme, y fue específicamente la mujer que mate”.

“Sostengo indudablemente que la esencia de la vida se basa fundamentalmente en serle fiel a aquello que uno ve como su destino”.

“La vida es muy complicada, está llena de dolor, es por eso que no podemos dedicarnos a pensar únicamente en nosotros mismos”.

“Con la experiencia he podido notar que aquello que para mí es claro y evidente, la mayoría de las veces no lo es para los demás”.

“Me causa cierta felicidad que por lo menos una sola persona en el mundo llegue a entenderme”.

Critica de El Túnel

Tras su primera publicación, la novela El Túnel dividió a la crítica en dos: por un lado estaban quienes analizaban la obra desde el punto de vista psicológico, centrados en el protagonista;  por el otro, los que la evaluaron desde el ámbito filosófico, bajo los postulados existencialistas de Sartre. En todo caso, ambas tendencias coinciden en que Juan Pablo Castel, el protagonista de la novela, es esquizofrénico.

Muchas críticas de El Túnel se basan en la idea de que Juan Pablo Castel es un hombre esquizofrénico o paranoico, de acuerdo con los postulados de grandes figuras de la ciencia. Es un libro que contiene suspenso e intriga; en la cual se pueden observar diversas personalidades, una obra realista que contiene homicidio, suicidio, infidelidad, psicología y mentiras. Así como en las demás obras de Ernesto Sábato, se observa una gran influencia del existencialismo.

En los últimos se han realizado estudios dirigidos a estudiar los elementos estructurales de la obra. En el artículo “Los cuatro sueños en El Túnel de Ernesto Sábato”, Agustín F. Seguí reseña: “… creo haber demostrado que las novelas de Sábato no pueden interpretarse satisfactoriamente recurriendo sólo a las perspectivas existencialistas: muchos asuntos de peso no se entienden cabalmente mientras no se toma en consideración la densa temática de lo psicopatológico…”

Asimismo, Ana Paula Ferreira sostiene que Juan Pablo satisface con María su complejo de Edipo; además, él se proyecta en aquella mujer, “lo cual lo lleva a desear poseerla como un objeto y obligarla a que realice determinadas acciones que van de acorde con sus propios pensamientos”.

Por su parte, Norberto Kasner analiza la novela desde la visión de la soledad: “… Castel, el protagonista de El Túnel trata vehemente de crear lazos afectivos con María, la única persona que parece comprender su arte. Es aceptado por los críticos y por la sociedad en general; sin embargo, interiormente se siente solo y alienta la esperanza de que algún día vendrá a unir su vida con la suya, dándole así posibilidades de ser feliz”. ​

Así como existen estudios filosóficos y psicológicos de la novela corta El Túnel, se pueden encontrar estudios aislados sobre otros temas de esta obra, los cuales se centran en la estructura, el tiempo y el análisis discursivo de la obra. Aún en la actualidad, no son pocas las investigaciones que se realizan en torno a la obra de Ernesto Sábato.

Biografía de Ernesto Sábato

Ernesto Sábato, fue un escritor, ensayista, pintor y físico argentino, que nació el 24 de junio de 1911 en la ciudad de Rojas, cerca de Buenos Aires. Su obra literaria da cuenta de tres novelas: El Túnel, Sobre héroes y tumbas y Abaddón el exterminador. Su experiencia como ensayista produjo títulos como Uno y el Universo, El escritor y sus fantasmas, Hombres y engranajes, Apologías y rechazos, que abordan temas sobre la condición humana durante el siglo XX.

En 1984 fue merecedor del Premio Miguel de Cervantes. Su larga vida le permitió presenciar los hechos del siglo pasado y la primera década del siglo XXI. Aunque se graduó como físico, abandonó su primera vocación científica para dedicarse de lleno a la escritura, influenciado por artistas y escritores de la corriente surrealista

Su visión existencialista, que mostraba abiertamente en el desarrollo de tramas oscuras y enredadas de sus novelas, en las que resaltaba los perfiles psicológicos de los personajes, muchos de ellos con alterados valores morales y desequilibrios mentales. Su estilo narrativo, profundo y lleno de conocimiento al momento de abordar la psicología de sus personales, lo erigieron como una de las más grandes plumas de su tiempo en Argentina y el mundo.

Debido a su ceguera, Ernesto Sábato abandonó su producción literaria en los últimos años de su vida. Tiempo que dedicó a la pintura y al ejercicio de otras aficiones artísticas. Falleció en Santos Lugares, Argentina, el 30 de abril de 2011, a pocos meses de cumplir cien años. Si deseas leer más sobre otros títulos, sólo debes hacer click en los siguientes enlaces:

(Visited 1.266 times, 2 visits today)

Deja un comentario